20.9.10


vivimos en la era del fast food, discos que con solo dos oídas son obras maestras, músicos que con solo un single son clásicos, fotógrafos que antes de saber medir la luz ya tienen un dominio web, amores de dos polvos que el amor de tu vida son, una era de consumo rápido, donde no nos paramos a observar, a degustar, y donde ni siquiera la amistad se conserva, pues tiene fecha de caducidad, la de dejar de ser molón


No hay comentarios:

Publicar un comentario