11.1.11


Huelo a ti. En cada movimiento. Sopla aire del sur. Huele a ti.
Mi espalda tiene frío. Me inquieta. Piel de gallina. Miedo. Pienso. 
No pienso, no. No puedo ¿El qué, pequeña? Aún no lo se.
Mi coraza de mantequilla chorrea de las sabanas tendidas.
Y ahí fuera, un campo desierto. En silencio, a oscuras. 
Las luces de los pasajeros más aventurados alumbran el camino.
El traqueteo del tren se aleja. Poco a poco. ¿Lo oyes? Desaparece.
¿La puerta se abre o se cierra?  A ver, dale al play otra vez.
Miedo. Piel de gallina. Tengo la espalda helada ¿Lo dije? 
No quería decirlo. Lo dije. Lo siento. No es tu camino. No es mi tren.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar